sábado, 29 de septiembre de 2012

Diario mojado.

Furia paranormal ante tal grado de paranoya inducida por un razonamiento aún no terminado. Disfraz aún no acabado, con flecos sueltos que dejan pistas a los mas avispados, mientras tanto el tumulto ni se fija, otro mas que camina y nadie ve, un poco menos de mi y un poco mas de nada, de todos. La fragilidad mostrada es un descosido en mi tejido, un mirador hacia lo que guardo con ahínco, una llave que abre uno de mis mil diarios en los que lloro miles de rios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario